Seguidores

lunes, 23 de febrero de 2015

Tag: Si Fuera

Me estoy copiando, así de claro, me estoy copiando.

Estoy poniéndome al día con posts pendientes de gente a la que sigo y vi un tag que me pareció interesante / gracioso así que aquí estoy.

Se lo he visto a Marialu de Star en rojo, de ahí Bettie de Cuaderno de retales lo hizo  sobre ella misma y sobre su pareja.

He pillado a esposo por banda y los dos hemos contestado sobre mí, veamos si coincide lo que yo pienso sobre mí y lo que él piensa sobre mí, espero seguir casada al final de la entrada.

Mis respuestas en verde, las suyas en azul

Si fuera:

1. Un color

Verde
Verde

2. Una ciudad

Granada
Florencia

3. Una bebida

Tinto de verano sin alcohol
Cerveza sin alcohol

4. Un libro

El libro gordo de Petete ¬¬
Cualquiera de Carlos González xD

5. Una película

La vida es bella
Y decirte alguna estupidez, por ejemplo te quiero

6. Una estación del año

Primavera
Primavera

7. Un capricho de maquillaje

Agua micelar, según él por lo porculera que soy con este tipo de productos, jajajajaja
Mascarilla

8. Una prenda de ropa

Sujetador de lactancia, no sé si reír
Pijama

9. Una fruta

Caqui
Sandía

10. Una cantante

Rihanna, pues no sé yo por qué
Ana Gabriel

11. Un animal

Canario, porque son muy alegres
Mariposa

12. Un deporte

Voleibol, pero qué me estás contando
Sofing

13. Una actriz

Renée Zellweger, espero que no sea por su último cambio de look
María Pujalte

14. Una comida

Torta de papas cocidas
Tortilla de patatas

15. Una flor

Margarita
Clavel

16. Un personaje de animación

Arenita, la amiga de Bob Esponja
Miki (La familia crece/Marmalade Boy)

17. Profesión

Enfermera
Enfermera

18. Unas vacaciones

Crucero
Crucero

19. Una canción

No te detengas, Quinta Esencia. Buena elección (aquí)
Caperucita, Ismael Serrano

20. Un personaje mítico/mitológico

Venus
Casandra

Al final no ha habido divorcio, todo sea por las respuestas en las que hemos coincidido, en las que no ha sido así pero me han gustado y sobre todo porque la canción elegida por esposo me ha inspirado para nuevos proyectos


CANGREJO_ADIDOS2

sábado, 14 de febrero de 2015

Mamá Cangrejo: Lactancia Materna

Antes de nada quiero hacer algunas aclaraciones sobre esta entrada:

- NO es un debate Teta Vs Biberón, básicamente porque no creo que mi nivel de repercusión dé como para que se forme un debate

- Os voy a contar MI experiencia en el tema con la cual no tengo intención de sentar  cátedra ni nada similar

- Si una vez que la leáis creéis os ha sido útil o creéis que puede ser útil a alguien que conozcáis sois más que libres para compartirla (si citáis la fuente ya sería la repanocha ^^)


Una vez hechas las aclaraciones vayamos a la teta tema del post.

Cuando me enteré que estaba embarazada y una vez avanzado el embarazo empecé a pensar en el tema aunque no mucho, en mi cabeza como que dar el pecho era lo esperado, era lo natural, lo típico… como queráis llamarlo.

Aún así, y yo con mi tiempo libre que me daba para mucho decidí informarme sobre el tema al igual que estaba haciendo con otros aspectos del embarazo.

Mi amiga Lucía me contó que había reunión del grupo de apoyo a la lactancia de nuestra ciudad (Lactalmeria) y que ella iba a ir y yo que me apunto a un bombardeo y que me gusta formarme pues fui con ella.

Cada una hablaba de su experiencia, contaba por qué había ido… ese día sin saberlo comencé a admirar muy mucho a mi amiga y se convirtió en uno de mis referentes.

Aquello parecía “sencillo” y si tenía algún problema había gente a la que acudir. En el mes de mayo estando ya casi en la recta final acudí de nuevo a la reunión para consultar dudas que me quedaban. Además, en las charlas de preparación al parto la enfermera nos informó mucho sobre lactancia y ella misma también nos habló del grupo de apoyo.

Y claro, llegó Junio pero no pude acudir a la reunión porque fue justo el día que salía de cuentas pero total, ¿qué podía salir mal?

Después del parto y estando ya en la habitación de postparto la matrona me preguntó si quería dar el pecho y me ayudó a ponerme a Merche al pecho. Se enganchó de momento y de hecho mientras ella mamaba yo me puse a escribir sms para contar del nacimiento y les decía que estaba bien enganchada.

Ay no, si lo sé dejo el móvil para otro momento.

Al soltarse me di cuenta que la niña había hecho succión sí, pero no con el pezón en la boca sino con la areola con lo cual ese primer estímulo y llamada creo que se retrasó un poco.

Luego fue cuando se complicó un poco el postparto y no podía tener a la niña enganchada porque estaban encargándose de recuperarme a mí y yo no me encontraba con muchas fuerzas.

Cuando por fin llegamos a la habitación vino una enfermera y me ayudó a ponerme a la niña al pecho ya que yo estaba un poco débil y me explicó cuál era la mejor postura: piel con piel, barriga con barriga.

Pero la niña no enganchaba bien, lloraba, claro, qué podía hacer sino una niña recién nacida, yo intentaba volver a ponerla, estábamos cansados, a mí me dolía… y para más inri la chica de al lado estaba tan “feliz” descansando ya que su bebé tomaba biberón y se estaba encargando su madre del bebé durante la madrugada.

No paré de ponerme a la niña en toda la noche, al menos de intentarlo aunque no con mucho éxito, al menos eso creía.

Al día siguiente yo no pude ir a la primera revisión de la pequeña y fue esposo.

- ¿La niña está tomando pecho o biberón?

- Pues mi mujer quiere darle pecho pero es que creo que no tiene pezón, y claro la niña no está comiendo nada

- Ah, pues que se ponga unas pezoneras.

Ummm, relax, Vanessa, relax, no  te acuerdes de todas las generaciones de aquel pediatra, respira hondo.

Esposo fue y me compró unas pezoneras pero aquello seguía pareciendo un fracaso, y pasé todo el día con la niña en la teta (¿dónde mejor va a estar un bebé recién nacido?) y con muchas visitas, cada visita con su opinión y su mejor forma de hacerlo todo y yo con ganas de mandarlos a todos a tomar fanta.

Nota: no vayáis a ver a una mujer recién parida al hospital a no ser que ella expresamente os diga que vale, que vayáis.

Y otra noche con la niña pegada a todas horas (salvo unos minutos en que nos quedamos dormidas y esposo nos hizo una foto muy tierna ^^) y al día siguiente más lágrimas, más cansancio, la niña que parece que no come.

Como tuvieron que hacerle un análisis de sangre aprovecharon para hacerle la prueba del azúcar y andaba algo bajita por lo que me recomendaron que la pusiera mucho al pecho (¿más aún?) y que por la comisura le diera apenas unas gotas de leche de fórmula para estimular la succión.

Con lágrimas en los ojos le dije al enfermero: ¡¡¡de aquí no sale nada, no puedo!!!

Hizo algo poco ortodoxo pero que me dio un empujón en mi empeño, me pegó un estrujón en la teta y ¿sabéis qué? Que salieron unas gotas de calostro y ahí fue cuando dije: pues sí que sale, no me doy por vencida.

Llegamos a casa de mi madre y como me negaba a darle fórmula dije que si había que “estimular” lo haría con mi propia leche así que compramos un sacaleches. Esposo le contó a la chica de la farmacia que las pezoneras estaban siendo un cuasifracaso y le recomendaron que me comprara una talla mayor.

Oiga, esto se dice antes porque fue ponerme unas de mayor talla y la niña empezar a comer mejor.

Aún así la niña seguía despertándose cada poco, apenas durmiendo, otra vez teta, se duerme comiendo, la echas a dormir pero vuelve a despertarse… y así un bucle que parecía no tener fin.

La subida de leche me dio creo que a los 5 días. ¿Cómo me di cuenta? Pues porque lo que salía de la  teta empezó a tener color de leche y porque vi los restos en la boquita de Merche.

Qué bien, ya tengo leche, esto va a ir de lujo. Pues no.

Le vimos restos blancos en la boca y resultaron ser hongos y en nuestra ignorancia pensamos que si le retiraba las pezoneras ella me los contagiaría a mí, yo a ella y así en otro bucle sin fin.

Segundo error (los hongos no pueden crecer en el pecho), el primero fue comenzar a usar las pezoneras.

La niña iba cogiendo bien peso así que más o menos iba sobrellevando el tema de no dormir y estar todo el día en top less porque saber que ella estaba bien me compensaba todo.

Y de repente una semana se estancó y cogió muy poco peso, sin saberlo habíamos topado con la crisis de las 5-6 semanas. Más info aquí

La primera la habíamos pasado sin saberlo y las que vinieron después también, esta niña las ha pasado TODAS.

La niña quería comer, yo parecía que no tenía suficiente leche, cada semana era una tortura ir a pesarla y en la revisión de los dos meses el pediatra me dijo que iba algo “justa” y me vine muy abajo porque si la niña seguía así habría que empezar a meterle leche artificial.

Comencé a sacarme leche con el sacaleches para ofrecérsela después del pecho y cogía ese biberón la gran mayoría de las veces así que se “afianzaba” la idea de que la niña pasaba hambre Triste

Y llegó Carlos González con su libro, bueno, llegó el momento en que empecé a leerlo y me di cuenta de que todo lo que me pasaba era normal, que yo tenía leche, que no tenía que dejar de luchar (si quería luchar) y que las pezoneras estaban siendo uno de mis mayores enemigos.

Por favor, que alguien recomiende la lectura obligada del libro Un regalo para toda la vida a aquellas mujeres que quieran dar el pecho, que lo lean estando aún embarazadas.

Y me propuse con más empeño aún (¿más?) quitar las pezoneras. Y ocurrió, después de casi 3 meses de vida Merche se cogió al pecho sin pezoneras durante la toma completa.

Fue entonces cuando mi feliz lactancia comenzó a  ser más feliz aún.

Como la niña comía mejor sin pezonera había menos leche que sacar con el sacaleches y finalmente lo aparqué.

Llevábamos 3 meses de lactancia y pensé: venga, a ver si llego a los 4, a ver qué me dice el pediatra en la revisión.

No sé exactamente cuál fue mi cara al oír al pediatra pero mi orgullo se hinchó muchísimo cuando el pediatra tras apuntar el peso en el ordenador volvió la cabeza y me dijo:

- La niña está MUY bien de peso, sigue así

oh_yeah_obama

Como el peso iba muy bien y yo quería seguir dando el pecho el pediatra me dijo que así podíamos seguir y que nos veríamos en la revisión de los 6 meses.

¿Sabéis qué?

Que en la revisión de los 6 meses todo seguía perfecto y empezamos con la alimentación complementaria (estoy siguiendo el método BLW del que os quiero hablar en una próxima entrada).

Y en esas estamos, Merche tiene 8 meses y seguimos con el pecho. La pregunta que me hace casi todo el mundo ahora es: ¿hasta cuándo?

Mi respuesta: HASTA QUE ELLA QUIERA.

7726697290_93e8fbbb0a

Si habéis llegado hasta aquí llega lo mejor: las conclusiones.

- Si quieres dar el pecho está bien, si no quieres darlo también, pero si quieres darlo no dejes que nadie te haga cambiar de opinión, sobre todo si quieres intentarlo

- Dar el pecho es algo natural y todo puede ir bien, si algo va mal busca ayuda

- Dar el pecho no duele, las grietas no son normales, si te pasa algo así, busca ayuda

- Sitúa al grupo de lactancia más cercano de tu entorno, puedes buscarlo aquí y si no tienes ninguno cerca también te ayudarán en algunos grupos de facebook, yo os recomiendo en el que yo estoy, Asesoras de Lactancia online

- Lee mucho

- Léete el libro de Carlos González Un regalo para toda la vida

- Ten una red de apoyo, gente que no tiene exactamente que compartir tu opinión sino respetarla, ésto es lo más importante, LO MÁS.

- “Busca” personas de referencia, a veces el mal de muchos consuelo de tontos puede servir, si yo te sirvo, adelante. En mi caso mis referentes fueron algunas amigas:

     * Lucía,  con su lactancia diferida (sacarse leche para darla después)

     * Gema, con su insistencia con la máquina infernal (sacaleches doble de Medela), con su segundo bebé consiguió lactar perfectamente y sin problemas

     * Sonia, con su primera hija no pudo dar el pecho y pudo sacarse la espinita con su segundo bebé y ha disfrutado varios meses de lactancia mixta (combinar lactancia materna y artificial)

- Salvo casos muy raros, creedme, MUY raros, (casi) todas las mujeres podemos dar el pecho

- La leche no se acaba, no se pone mala, no se retira por un disgusto, el pecho es un grifo y su producción está directamente con la demanda, más estímulo, más producción

- No te dejes influir por los opinólogos y opinólogas, sobre todo quienes no han dado el pecho, que no son padres y que no tienen ni puñetera idea de lo que están hablando

- Respeta a las madres que hay a tu alrededor, todas somos buenas madres independientemente de la forma que tengamos de alimentar a nuestros bebés. Suele haber mucha guerra teta-biberón. A mí me han llegado a llamar cateta y cavernícola por dar el pecho y conozco a amigas que les han dicho que están desnaturalizadas por dar biberón

- Si tienes que tomar algún medicamento o seguir algún tratamiento, la página http://e-lactancia.org/ es tu amiga, ponla en favoritos

- Insisto, si quieres dar pecho no tires la toalla, lo más probable es que el problema que te surja tenga solución, tú y sólo tú decides hasta donde quieres intentarlo y ese límite estará bien siempre que te haga feliz


Una ronda de mojitos para todos si habéis llegado hasta aquí, sin alcohol para las mamis que lactamos.


keepcalm21